domingo

.

después de que lluevan los alfileres radioactivos
y se pudran los últimos dedos que hicieron música
después de que se acaben los últimos cables de cobre
y se derritan los pedacitos de plástico azul marino
después de que se jaspeen de olvido los postreros
y la munadid deje de ser como tal cosa que fue
los que queden, si es que quedan, deberán reconstruirlo
todo de nuevo: cada paso, cada gloria, cada atrocidad.


martín ezequiel calabrese

3 comentarios:

La hija del viento dijo...

me encanta esto marto, realmente

Greta * dijo...

es genial :)

Etcétera dijo...

mientras no haya que reconstruir los atómos los electrones y la matemática del universo.. estamos salvados creo

pero siempre se trata de re crear

muy verdadero lo q escribiste, saludos