jueves

De las cosas que no se dicen



Escribo como una prostituta que perdió a su cafishio.
Como una mujer que tiembla.
Como un rincón abandonado a todo el calor.

Los errores en la alacena.
Los caprichos en el cajón, entre los cuchillos.
La cuchara bajo los párpados
a sostener la gota
de un lagrimal
atornillado a la pared.



sábado

15/9

Tengo frío en mis pies, los siento húmedos y
entumecidos.
Como si estuviesen a punto de reventar.
Los siento morados.
Corro a un baño y me saco las zapatillas,
me saco las medias y tomo un pie con las dos manos,
pero mi pie está tibio y seco
como un hermoso dia de primavera.
Hay veces que siento lo mismo,
pero con otras cosas.



pebedas

domingo

liniers, el ocurrente


(hagan click)

verbo regia

manchitas
caracoles
escaleras

un agujero en la puerta
sin entrada para salir

cinco tazas, siete
(todas las tazas todos)

y una sinfonía
unida
al labio
inferior
del tiempo

que

cambia
de color
con la noche
y las copas
de café

(todas las copas todos)





















el momento se adecuó al presente de un jardín abierto en partes tibias como paredes de un cuerpo interno jovén y rosado
permitió el agua pasar líneas de tierra y juntar el barro para nuevas fresias, cultivos de color mañana



















las máscaras no.