domingo

de las cosas que no escribo

bajan

las alondras
a mi pelo de espuma

moviendo están
las bestiales naturalezas
del cuerpo, los cuerpos



tanta niebla no pudo
entre rieles, despedidas
espejos de un millón de nombres

borrar
las preguntas
las sepultadas ansias de amar

están ahora comiendo
entre la música, entre unos ojos
rojos que duermen



bajan

son peces hoy
luces violetas naciendo
en cavernas internas
que iluminan

como quien nunca escuchó
la palabra no
anunciándose



tanta niebla no pudo

hoy nacen los espejos
chocando como autos
como átomos de un entero

nacen
y con hilos dominan

el tiempo incierto
sonriendo están

2 comentarios:

Vania Valentina dijo...

Entre tanta niebla, es lindo ver un poquito de claridad.

La Colombina dijo...

che, que buen descubrimiento haberles encontardo!
espero poder estar el viernes!

Saludos y les visitaré seguido.